No hay duda: Una calidad de aire interior mejorada influye de manera significante en nuestro estado de bienestar y salud. Ayuda a aumentar nuestro rendimiento cognitivo y a mejorar nuestro sueño nocturno.

Profesor asociado, director Dr. Hans-Peter Hutter, Facultad de medicina, Universidad de Viena

¿Cuáles son las reglas básicas para una vivienda saludable?

Los resultados muestran que para construir una casa saludable han de tenerse en cuenta 3 áreas importantes.

Aislar primero

Un buen aislamiento asegura un clima interior equilibrado y mejora el confort en general.

Un edificio de ladrillo sin aislamiento necesita 2 veces y medio más de energía frente a un edificio aislado*. Dicho de otra manera, en una casa aislada térmicamente necesitará solo un 40 % de los costes de energía reales.

*En relación a los muros exteriores y con el mismo aislamiento de tejado y suelo.

La solidez importa

Los muros gruesos funcionan como regulador de energía. Los edificios con un buen aislamiento y muros gruesos son los que mejor acumulan la energía, igualando óptimamente los cambios de temperatura. No importa si hace calor o frío.

Por supuesto, pueden haber diferentes necesidades para diferentes proyectos:

  • Ladrillo y enlucido, lo mejor para el control del clima interior
  • Hormigón y enlucido ofrecen un buen aislamiento acústico y protección contra el electrosmog
  • Madera maciza, indicada para una buena acústica y la regulación del clima en el interior

Valores interiores

Enlucidos Klima con 1,5 cm de espesor contribuyen a la regulación de la humedad del aire interior y reducen la aparición de organismos dañinos para la salud. Las personas se sienten más confortables con una humedad del aire interior, que oscila entre un 40% y 60%.